¿Pinocho?

¿Pinocho?
De ningún modo, es el canshapito posando con una su mascarita de parachiquito

miércoles, 9 de enero de 2013

El Canshape




A repetir

Luego de la polémica designación de Carlos Penagos Vargas como titular de la recién nombrada Secretaría de Juventud, Recreación y Deporte, tal parece que los hilos con que se teje el nuevo gabinete podrían estar resolviendo, de manera emergente, puntadas correctivas.
No debe ser sorpresa, porque si fuera necesario escoger un rubro como prioridad en el sexenio que inicia, el deporte estaría, sin duda, en la terna nominada (el propio Güero ya anunció que pondrá el ejemplo por lo menos una vez a la semana), y de ningún modo es buen indicativo que al principal corredor de la rebautizada secretaría (que dicho sea de paso atenderá al 27.8 por ciento de la población chiapaneca, considerada joven) se le esté demandando prueba antidoping en plena línea de arranque.
En twitter y facebook el reclamo fue mayúsculo y tuvo, como era de esperarse, resonancia nacional. No fue para menos, era difícil creer que alguien así, que ha hecho su fortuna administrando centros nocturnos y expidiendo bebida alcohólicas, y que además en plena promoción de la Fuerza Verde (estructura que se llevó de Convergencia, aquel partido naranja que regenteó un tiempo) hiciera apología de los efectos de las drogas, al señalar que la mascota (un tucán rodada Charles Atlas) estaba crecidito por una rigurosa dieta de anfetaminas, tuviera ahora a su cargo la diversión y la salud de la juventud.
Pero pues qué culpa tiene Carlitos de ser quien es, dedicarse a lo que se dedica (o dedicaba, porque vayan a ver y ya no hay ningún changarro a su nombre, que conste) y ser yerno de quien es. Pero, pues ya se sabe, que en esto de la polaca muchas veces el parecer importa más que el ser. Y para qué arriesgarse tan temprano si estamos gobernando tranquilos.
De modo que una puntada correctiva a tiempo puede llevar a Penagos de vuelta a la posada de la estatua de bronce de Benito Juárez, ahí en el centro capitalino, y repetir como curulero (de curul, mal pensados), pues ha de recordarse que fue diputado en la LXIII Legislatura y a su cargo tuvo la Comisión de la Juventud y Deporte, en la que por cierto no promovió ninguna ley que beneficiara a la muchachada, pero la presidió al fin de cuentas.
Este virtual cambio podría darse si hoy el coordinador parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, Fernando Castellanos Cal y Mayor, presentara su licencia ante la Comisión Permanente de la LXV Legislatura de Chiapas, para quedar en condiciones de ocupar, digamos, la Sedepas o la Sectur, y así todos contentos.
Y por qué sería posible este persignado e improbable escenario, bueno porque Carlos Penagos es el suplente del diputado Castellanos y por ello estaría obligado (no sólo y ni precisamente por la vía legal) para sentarse (sí, en la curul) y responder “presente” al pase de lista cada martes y jueves de los próximos tres años.

Pongosh
Sin dar a conocer el nombre de los exalcaldes que presentan irregularidades, los diputados declararon que al menos 40 están enlistados y en proceso de investigación. Mientras tanto, los capitalinos reclaman un pez gordo, sea quien sea, y en las sobremesas afirman que pa’ saciar esa hambre de justicia, quieren a por lo menos Pepe Camacho, aquel constructor comisionado a las obras de Qué viva el Centro, con los resultados que hoy todos padecen. Camacho se encuentra guardado tranquilamente en alguna ciudad gringa —San Antonio, Texas, afirman unos—, mientras que su hermano, Luis, se encarga de administrar el changarro constructor, teniendo como centro de operaciones Toluca, México. Los tuxtlecos no deben olvidar que este personaje se dedicó a contratar a decenas de empresas, llegando a contabilizarse hasta 100, y, como puede imaginarse, a río revuelto se dedicó a triangular la paga y a embolsarla con ayuda de retroexcavadoras.
Recuerde que El Canshape es un sitio encantado de Tuxtla Chico…

Contacto:
roraquiar@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada